VECINOS Y MUNICIPIO EXIGEN UN ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL A PIRQUENES

El 12 de diciembre de 2012 la Comisión aprobó la construcción de la Termoeléctrica Pirquenes. Obligando a los opositores a presentar un recurso de protección en contra de esta decisión, el cual fue acogido en primera instancia por la Corte de Apelaciones de Concepción, quien calificó como ilegal y arbitraria la aprobación. A esta sentencia, tanto la Comisión como los dueños del proyecto, apelaron a la Corte Suprema; instancia que ordenó, en forma definitiva, anular la aprobación y repetir la votación, fundamentando cada uno de los votos.

Cumpliendo con lo dictado por la Corte Suprema, en la última sesión de la Comisión de Evaluación Ambiental del Biobío, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) entregó antecedentes del proyecto Pirquenes a los seremis, para que éstos fundamenten en forma correcta su votación. Aclarando que esta instancia técnica sugiere realizar un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), lo que ha exigido en reiteradas ocasiones tanto los vecinos como el Municipio.

DSC00268 DSC00255 DSC00176 DSC00135

Para complementar antecedentes y previo a la sesión de la comisión, el Alcalde de Arauco, Mauricio Alarcón, comentó que “nosotros hemos ingresado, antes de la 3 de la tarde, a la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región del Biobío, antecedentes que para nosotros son fundamentales y que de alguna manera deben ser conocidos previamente por quienes van a votar en su momento el proyecto termoeléctrico Pirquenes y que dicen relación que atendidos los antecedentes de orden técnico y una serie de variables que son mucho más profundas y fundamentadas obligan necesariamente a que este proyecto se sometido necesariamente a un EIA”.

“Lo que nosotros exigimos a este proyecto es que le haga derechamente un EIA, así como lo dice el Servicio de Evaluación Ambiental de la Región. Y creemos que al momento de hacer este EIA esta termoeléctrica no sería aprobada”, comentó el presidente de la agrupación Laraquete Sustentable, Cristian Arratia. El joven también destacó la participación ciudadana como una de las ventajas de realizar un EIA. “A nosotros nunca se nos preguntó si queríamos o no una termoeléctrica, si podíamos hacer una observación a esta termoeléctrica o no, esa es la diferencia  entre la declaración y el EIA. Además es más profundo el estudio al ambiente donde se va a instalar esta termoeléctrica”, explicó.

Finalmente, el Alcalde comentó que por exigir el EIA “nos hemos encontrado con una política de oídos sordos por parte de la empresa, quienes en forma sistemática se han negado a realizar estos estudios. Yo creo que esa es una visión bastante economicista de cómo generar producción en el país y una visión bastante pobre, porque de alguna forma lo que nosotros no vamos a aceptar y menos tolerar es que se pase la aplanadora a una Comuna y sobretodo se afecte la salud y la condición de vida de sus vecinos”.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*