EL GEÓLOGO MARCELO LAGOS SE REUNIÓ CON HABITANTES DE LLICO

El destacado geógrafo Marcelo Lagos, a cargo de la modelaciones hidrodinámica que estudia las posibles inundaciones en la caleta de Llico en caso de tsunami, presentó sus estudios a la comunidad de Llico, el viernes recién pasado.

En la ocasión, el profesional conocido por sus múltiples apariciones en televisión, señaló que “el hecho de que sea una caleta de borde costero indica que tiene que aprender a convivir con el riesgo permanente de tsunami”. Es por eso que  Gobierno le solicitó una serie de estudios, donde una de las principales medidas de mitigación, ante posibles inundaciones, es la instalación de bosques en la costa, de diversas características y densidades.

En este sentido, los estudios de Lagos fueron evaluar si las propuestas de diseños de bosques de mitigación se ajustaban y atenuaban el impacto de potenciales eventos similares al tsunami del 2010.

Los estudios, realizados mediante técnicas de modelación numérica de tsunamis, permitieron que Lagos junto a la Consultora Grupomoebis, establecieran una serie de parámetros aerodinámicos y de este modo, caracterizar el peligro.

“La idea es que el trabajo que hemos realizado, particularmente yo, busca hacer recomendaciones al diseño de bosques que de alguna que otra forma atenúe lo máximo posible el peligro, en el entendido de que la amenaza de tsunami es permanente en Llico y en toda la costa de la Comuna de Arauco”.

Por su parte, el arquitecto de la Consultora, Oscar Moebis, especificó que según el diseño realizado, el bosque de mitigación para Llico incluirá plantaciones en las zonas deprimidas topológicamente, es decir, en los esteros de la caleta, pues estos actúan como  corredores de peligrosidad. Además, puntualizó que las  especies que se trabajarán serán aquellas que forestalmente se dan en el mar  como los pinos marítimos, las acacias y algunas plantas ornamentales nativas, en el caso de los ríos.

Por otra parte, comentó que se habilitará una loma continua, que funcione como barrera y que el ancho del bosque será de 30 metros, más 10 metros que serán utilizados para una calle de servicios, más una ciclovía y vereda peatonal, que buscan potenciar el área de equipamiento y conectar el circuito, con  una futura costanera que trabaja la Municipalidad. Todo iluminado con led para otorgar seguridad a los vecinos.

Si bien este proyecto es financiado por el Servicio de Vivienda y Urbanismo de la Región del Biobío y resulta complementario a los estudios realizados por el PRBC-18, necesita de una recomendación técnica favorable, para su posterior financiamiento.