Alcalde despide a docentes que se alejan de las aulas

Transformar la compleja firma del finiquito, en un acto de recuerdos y agradecimientos, es la connotación especial que dio el Alcalde Mauricio Alarcón a la jubilación de cinco profesoras, que por más de 28 años desempeñaron labores en la educación municipal de nuestra comuna.

Ana Cisterna de la Escuela de Cerro Colorado, María Graciela Gajardo de escuela La Meseta, María Angélica Vergara del Politécnico de Carampangue, Mirta Torres de la escuela de Laraquete y Edith Romero del Liceo de Llico enfrentaron este emotivo proceso de jubilación, con tristeza por el implícito alejamiento de las aulas y la inevitable separación con sus alumnos.

Sin duda, para Ana Cisterna, unidocente de la escuela rural de Cerro Colorado este proceso fue muy difícil, ya que vida laboral la ejerció en ese establecimiento, creando lazos inseparables con alumnos y apoderados. “Cuando empecé tenía seis niveles en la sala de clases y no sabía como me voy a ordenar. En la Universidad no te enseñan eso. Pero cuando ya me organicé, conseguí un buen trabajo y hasta los niños me defendía y demostraban con sus notas la calidad de lo aprendido”, comentó la docente al Alcalde, la concejala Juanita Barroeta y el director del Departamento de Educación, Pedro Soto, quien recordó inevitablemente la jubilación de su padre, también profesor.